Blogia
mistica7

LECTURAS

CANICORA
En uno de los soles más distantes de la tierra vivía una raza de seres muy inteligentes que dominaban siete sentidos. Entre ellos una destacada y hermosa mujer llamada Canicora, dominaba todo el conocimiento religioso, artístico y científico de su mundo, durante su vida se destacó por una clara inteligencia y espíritu dominando un alto grado de clarividencia y de cladiaudiencia llegando a límites increíbles de dominios. Pero tenia un punto débil, si le ponían el dedo a la altura de la frente entre el entrecejo esta perdía sus poderes. Ingresó a una escuela de culto movido por un hambre místico y guerrero que le rodeaba durante toda su vida, ella afirmaba que era una encarnación de otro universo muy distinto a este universo desconocido por todos, con sus galaxias, soles y planetas, su universo era de luz dorada no existía la oscuridad ni existía nada material, venia de una dimensión superior y desconocida.
Por sus venas recorrían rayos estelares de dominio, irradiaba cordones solares de fuerza y de poder, un poder capaz de gobernar todo el infinito, ser mas que el mismo Dios de la creación, pero tenia un cuerpo físico que le impedía estar en distintos lugares a la vez.
Su mundo se encontraba en la encrucijada de tres estrellas de la constelación de DESHE es la mayor y la mas ilustre de todos los soles de la galaxia GMH 1766. Los Titus crearon una civilización refinada y científica; en una de sus islas Canicora levanto verdaderos palacios fortificados como custodiados por maquinas mentales robotizadas que detectaban cualquier movimiento a la velocidad de la luz. Alrededor del palacio se detectaban villas y hermosas casas hechas de luces de colores impenetrables por cualquier objeto material. Sus puertas y ventanas se abrían con un código de rayos láser. Canicora se hace poco a poco dueña de toda la isla y comenzaba a crecer como una mujer legendaria con poderes ilimitados: tal es así que el rey Ilo se siente celoso y decide destruirla, comenzó a pedir ayuda a todos los sabios y guerreros de todo el sistema planetario.
Informaron que todas las acciones orientadas de acabar con ese imperio formado por Canicora quien se ofreció una cuantiosa recompensa a quien la capture. Desde aquel mismo momento todos los reyes de los diferentes sistemas solares empezaron a planear la forma de llevar a cabo su trabajo. Pacocha una aguerrida mujer vencedora de muchas batallas y encarnizados duelos que triunfó para liberar a su mundo de innumerables colonizadores que querían dominar sus territorios, se presentó ante el rey Ilo y se ofreció como voluntaria para acabar con Canicora. El rey Ilo acepto su solidaridad le ofreció todo su apoyo y le dijo: “que podía comenzar en cualquier momento”. Pacocha logró juntar más de cien mil hombres con millares de naves espaciales que se unirían para la lucha. Después de estar todo listo y preparado se dirigió a la Isla para atacarla y destruir todo lo que existiera, advirtió dos grandes muros, ni la fuerte violencia de los vientos ni las lluvias de meteoritos cargados de ácido, ni los resplandecientes rayos láser le penetraban, tan tupida era la armazón de sus muros que era imposible tomar por asalto la isla.
-¡Yo te exijo! ¡Oh reina! ¡Seas Diosa o Mortal! Preséntate ante mis ojos para que puedas enfrentarte con mi poder y todo mi ejercito!. Al poco tiempo sin hacerse esperar mucho tiempo en medio de rayos y truenos se presentó delante de los ojos de Pacocha.
-Dime por favor Canicora, ¿Por qué de tu rebeldía con el Dios supremo?
-No es rebeldía sino es comprensión.
-Yo También tuve las mismas ideas e inquietudes que tú, pero el destino de la tierra ya está escrito y nadie ni nada podrá cambiarlo.
-¡Lucharé por evitarlo! Contestó enérgicamente Canicora.
-Pues entonces tendrás que enfrentarte con todos los ejércitos de los universos.
-no quiero derramamiento de sangre, ni muerte de gente, mejor me retiro de este mundo respondió canicora, diciendo esto tomó su espalda tridimensional la colocó sobre su nave y subió a ella para luego sentarse frente a los controles, hizo un sitio a los mejores pilotos de su reino para comandar la enorme nave. Se prendieron los motores y elevándose salió a gran velocidad hacia los confines del universo.
Quería que las futuras civilizaciones como la humana no sufrieran, que no existieran un castigo, enfermedad, muerte, etc. Que sean sólidas moradas como viven los dioses; donde el frío no castigue donde no exista el odio con una serenidad de ambiente que no altere el clima y que el claro esplendor envuelvan las cosas, donde los hombres se gocen sin cesar.
Pacocha le contesto – reina mía, no te condeno que te indignes, pues te comprendo, te entiendo y advierto en mi corazón lo que es justo e injusto pero ya todo esta hecho y escrito que la raza humana será llena de sufrimiento nadie podrá interponerse ni cambiar la historia.
Pobre Mujer ojala que su espíritu encuentre alivio en su viaje.
El paisaje era grato y distante, pero todo apareció inenarrablemente abandonado.
Su estrella solar brillaba en la altura. Pero parecía que quedaba una sombra que merodeara todo un basto territorio abandonado.
Con canicora en su nave sentía, un singular sufrimiento, lúcido y punzante por haber abandonado su mundo. Viajando por el universo Canicora se enteró que Dios creó es sistema solar y con un hermoso planeta ubicado en la tercera órbita. A sus comandantes les ordenó dirigirse rumbo hacia la tierra ya que quería actuar en su último intento; Comprobado esto, sentía una tristeza de un orden personal, pero al mismo tiempo se llenó de un sentimiento completamente nuevo y alegre de saber que se crearía vida en ese planeta. Pero ella siega y sorda, como que no entendía esta inexplicable creación de saber que el espíritu iba a nacer atrapado en un cuerpo físico muy denso y pesado; donde no podría proyectarse hacia una conciencia más libre y expansiva donde todo sea felicidad. Después de posarse sobre tierra la enorme nave, bajó con toda su tripulación, Canicora retirada a una determinada distancia, tomo por el mango en la mano izquierda un sable de plata y en la derecha un puño puntiagudo de diamante finamente cincelado y una argolla de oro para sostenerlo. Ordeno a sus hombres que se distribuyeran por toda la tierra y estén vigilantes a la venida de Dios.
El día menos pensado Dios se le presentó a Canicora pidiéndole a que se retire, que la hora había llegado para dar vida a este planeta - Esta bien repuso - Canicora tranquilamente, pero con decencia, mi vida te pertenece como todo lo que termina con mi vida, tiempo, salud, fuerza, cuerpo y aliento eres muy superior en jerarquía, en poder y en todo aquello que enriquece la vida pero no saldré de este planeta.
Dios la reprimió y le ordenó a que se retire, de lo contrario acabaría con su vida. Centellaron los ojos de canicora creyéndose reprendida y humillada por primera vez en su vida. Dios desapareció tal como vino. Pálida, manteniéndose a duras penas en pie, penetró en su alcoba para meditar lo acontecido, no podía creerlo y sin embargo sucedió; realmente cansada al fin buscó el reposo, pero su sueño fue desapacible e inquieto. Sola en un lugar descampado soñó que se encontraba en una ciudad tranquila con un hermoso valle de olivos, con una ciudad con desarrollo urbano, con un eje agropecuario, portuario y pesquero creando divisas para dar vida a su país y a su gente.
De pronto sintió que alguien le puso el dedo entre el entrecejo, al despertar se encontró frente a Pacocha - bien le dijo tu fin a llegado - y al no poderse mover ni hablar, Canicora lloró de desesperación. Pacocha que por lo general no podía ver lágrimas ni sufrimiento, se puso nerviosa, desesperada empuñando su espada la levanto sobre los aires, sentía miedo y terror, imposible describir la impaciente escena que siguió: Fue lamentable, Pacocha bajó su espada y de un certero zarpazo a la altura del pecho mutiló su hermoso cuerpo que cayó pesadamente sobre el piso con la mirada hacia el mismo centro del universo. También fueron destruidos sus naves y su ejército.
Pacocha se sentía asiduamente dominada por una inenarrable tristeza, pero era la voluntad de dios, del absoluto del que nadie puede impedir de sus mandatos ni de sus leyes; Murió el mismo día que ella había previsto, sin ninguna clase de angustia ni agonía. Tampoco se podía creer que al verla estaba muerta, su bello rostro angelical anunciaba la placidez de la vida eterna era tan admirable que así se quedará por toda la perpetuidad.
Pacocha muy deprimida se retiró muy lentamente del lugar hasta abordar su nave y alejarse hasta el infinito. Y todo estaba listo para dar paso a la nueva creación.
[Y creó dios al hombre a su imagen, a imagen de dios lo creó; varón y hembra los creó, y los bendijo Dios: y les dijo: Fructificad y multiplicaos: llenad la tierra, sojuzgarla y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra. Génesis: capitulo 1 versículo 27
GHTAVO
Este acontecimiento se remonta a mil años antes de cristo cuando un sacerdote de una tribu que vivía en un bosque australiano les contaba a sus discípulos que había tenido muchas reencarnaciones y diferentes formas de vida por su paso en este mundo. Cansado de su destino de que su espíritu había pasado por muchas vidas y en diferentes cuerpos materiales, tanto en humanos como también por animales.“Mi pasado está llena de historias de dicha, orgullo y prosperidad” una vez me di cuenta que me arrastraba por la tierra, que podía trepar con toda facilidad árboles, no tenia dientes y para comer tenia que enroscarme para triturar a mi victima para introducirla lentamente por mi boca para luego dormir largos periodos de tiempo ¡ era una serpiente¡ también recuerdo que me vendieron como esclavo para un gran rey, no podía hablar, solamente pronunciaba sonidos tenia una cara larga, mis patas terminaban en unos cascos era fuerte y
corpulento, debí ser un caballo o algo parecido. En ese tiempo GHTAVO era un sabio y guía de su pueblo, por recomendaciones divinas le dijeron que se dedique a esta última parte de sus reencarnaciones a comportarse bien, ser más humano rechazar el odio, controlar su ego, amar a su prójimo como así mismo. Querer desligarse del ciclo de reencarnaciones GHTAVO salió de su país en busca de un lugar místico con concentraciones de energía, buenas vibraciones para meditar y alcanzar su más alta espiritualidad. En una pequeña barca zarpó de su país dejando atrás su pueblo y todo el amor de sus seres queridos. Recorrió solo por diferentes partes del mundo hasta que por casualidad llegó a Picata a proveerse de agua y alimentos, luego se dio cuenta que este era un lugar apropiado de descanso para iniciar su más alto propósito para alcanzar lo infinito, lo más puro para el descanso eterno de su espíritu. Cada mañana GHTAVO adoraba al señor
supremo, cantando los himnos de alabanza, orando a cada momento, el lugar lo hacia sentir una paz interior y un consuelo profundo que jamás lo había sentido. Se alimentaba de frutas y raíces que se encontraban por el lugar, el marisco y los peces abundaban, no tenia problemas para subsistir. Antes de consumir sus alimentos agradecía al dios supremo, al sol por darle luz y calor, la madre tierra por darle una morada si peligro alguno. GHTAVO comenzó a experimentar síntomas de éxtasis espiritual, se sentía muy feliz en aquel lugar. En Picata vivía en una de las cuevas que había proporcionado la naturaleza, en una habitación la utilizaba para su descanso y en la otra para su meditación. No quería tener en posesión ni pensar en deseos materiales, para no gozar los placeres y sufrir los dolores de la actividad material; solo quería fijar constantemente el pensamiento en el señor supremo y rendirle servicio y alabanza, para así no poder
entrar al ciclo de nacimientos. Su espíritu aventurero de investigar y explorar nuevas tierras con poder energético donde realizar sus ejercicios y oraciones decidió alejarse de ese lugar, preparó su propio equipo de viaje y partió hacia la parte alto andina. Después de muchos años de peregrino, de recorrer toda la zona llegó a un valle fértil, de buenas tierras y de un excelente clima, era lo que hoy en día se le conoce como Torata. Observó un cerro muy peculiar al que lo llamó Cerro Baúl por su forma muy caprichosa en cuanto a su estructura. Después de un corto recorrido llegó a su cima dándose cuenta que era un lugar apropiado para sus motivaciones espirituales. En este lugar permaneció mucho tiempo admirando siempre su forma de como la naturaleza había calado su estructura para formar su frondosidad como lo es ahora. El sabia que le faltaba otro lugar para así formar una triangulación como estaba escrito que la pirámide es un
símbolo geométrico con mucho poder energético. Su clima caluroso de este valle lo hizo sentirse vigoroso, fuerte, con muchas ganas de quedarse por toda la eternidad pero tenia que encontrar el otro punto. Se encaminó valle abajo sus sentidos le anunciaban que estaba cerca; después de pocos días de camino llego a una pequeña chacra llena de sauces, abundante camarón y otros matorrales con un excelente clima, fatigoso se quedó a descansar para pasar la noche. Tal fue su sorpresa de encontrar un cielo completamente estrellado donde se podía observar todas las estrellas y constelaciones, también se dio cuenta de unas lucecitas que brillaban en el cielo, recorrían el firmamento a gran velocidad, que prendían sus luces a colores ¡eran sus hermanos mayores, sus guías de luz ¡ nunca se imaginó de encontrarlos en este lugar, pero estaban aquí, en Osmore, decidió quedarse por mucho tiempo en este lugar para tener contacto con los seres
celestiales. Así pasaron más de 100 años viviendo solo, hasta que un día orando bajo los arbustos se le acercó un pequeño guanaco que se había quedado huérfano de dos meses de nacido con una pierna rota que apenas podía caminar, se complació del pequeño animal que había perdido a su madre, se dio cuenta que estaba debilitado, le dio de beber y lo alimentó. Sintió gran compasión, lo llevó a su morada para curarlo y protegerlo de los peligros de ser devorado por otros animales que menoreaban por ese lugar. Diariamente alimentaba al guanaco con pasto y grama tierna, sus cuidados eran minuciosos para que estuviese confortable, sano y salvo. Pronto comenzó a desarrollarse en el un gran cariño; lo acostaba junto a su lecho, comían juntos, se bañaban juntos en las aguas tibias del rió, su corazón estaba tan lleno de amor por el pequeño que le dio todo su cariño. Fue sí como GHTAVO descuidó su trabajo de conseguir su más alta pureza con
el creador, el dios supremo, se distrajo del camino de la conciencia del verdadero yo, que es la suprema meta de la vida humana. Sin embargo GHTAVO se dio cuenta de todo esto, que el pequeño lo estaba perturbando su vida espiritual pero no podía abandonar a un ser vivo que siente y sufre como cualquier humano, seria un gran delito de deshacerse de el.Un día muy temprano alistó sus pertenencias para partir río abajo, se le acercó al pequeño y le dijo que se marcharía, que tenia que cumplir su misión, que se quedara porque este es su habita y que algún día vendría a visitarlo. Muy triste se alejó de el, después de muchas horas de caminata se dio cuenta que alguien lo seguía al voltear se dio con la sorpresa que el pequeño lo seguía. En vano fue pedirle que se quedara, siguió su rumbo hasta llegar a la orilla de la playa. Se instaló a pocos metros de la orilla, había llegado nuevamente a la costa para seguir con su trabajo. Un día GHTAVO
y el pequeño se fueron a bañar a la playa, era un día soleado y hacia mucho calor no le importó que la mar estaba movida, en una de esas tantas olas grandes lo envolvió al pequeño y la corriente se lo llevó mar adentro, nada pudo hacer GHTAVO puesto que a el también lo arrastraría la corriente. El pequeño había desaparecido entre las olas, todo el día lo busco por la orilla, nunca más lo volvió a ver. A cada momento recordaba como jugaba con el pequeño guanaco, tocándolo, dándole de comer, saltando junto a el y acompañándolo a todas partes. Tenia el corazón partido, ya incapaz de dominarse GHTAVO marchó sin rumbo, enloquecido, se sentía como si hubiera perdido un hijo, su corazón estaba siendo devorado por la tristeza. No quería vivir mucho tiempo más ni tampoco tenia que morir sin terminar su trabajo de superación, pero pretendía que su vida acabase. Revisando su carta astral se dio cuenta que al siguiente día muy temprano
habría un eclipse donde la luna taparía por completo al sol y la tierra quedaría en completa oscuridad, esa era su oportunidad de penetrar en cuerpo y alma a la roca para así quedar para toda la eternidad. Minutos antes del gran acontecimiento estelar GHTAVO se aferró fuertemente a la roca, cuado comenzó a oscurecerse se aferró con oraciones y cánticos " perdóname señor de lo que estoy haciendo sin tu presencia, eres mi sol y mi calor atraerme hacia ti, hazme un instrumento de paz y amor para toda la eternidad."Poco a poco fue ingresando al interior de la roca, dios no podía verlo para impedírselo; su agonía se iba disolviendo, cuerpo y alma se iban introduciendo, la roca ardía de esplendor. La fusión de cuerpo, alma y roca se hacia incandescente; todo estaba consumado, su cuerpo había desaparecido, el viento se llevó su humor y su aliento. Cuando pasó el eclipse dios no podía creerlo, solo se apreciaba su rostro en la roca.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres